La Aceituna Violada

Dios hizo el mundo en 7 días, y se nota. Porque por muy, todopoderoso y onmipotente que seas, las cosas con prisas no salen bien. Una semana es mu poco tiempo, coño. Pero hay que reconocer que le cundió: hubo cosas que le salieron finas, correctas, en su sitio, como el osito panda o los adorables delfines. El tipo de cosas que uno se espera de un Dios competente, vamos. En cambio hubo otras cosas en las que, bien por ir contrarreloj, o bien porque era novato en ésto de crear mundos, no estuvieron a la altura. Hablo de casos como el pony (la idea de un mini-caballo, era buena, pero le salió un caballo-bombero-torero), la rata (Tenía en mente como modelo a Minnie Mouse, pero fijaos lo que le salió…) En fin, son cosas que apuntaban maneras, pero les salieron rana. Otro ejemplo de éste caso es, la mujer.

Sin embargo, y aquí es donde yo me indigno, hay cosas que directamente las hizo a mala leche. Cosas en las que el Todopoderoso se cebó. Creaciones obra de su “gracia divina” -nótese el rintintín-, en la que volcó toda su maldad. Hablo de casos como el ornitorrinco (un lagarto con cabeza de pato), la babosa, etc. ¿Qué explicación tiene que un Ser que nos lo venden como todo amor, haya estas cosas? Nadie lo sabe. Habrá gente que piense que, como por aquella época Satanás era el compadre de Dios (aún no era Angel Caído), le influyó mal. Nada más lejos de la realidad. Esto son cosas únicamente del de Arriba. Porque si no, ¿porqué permitió después que en su idílico mundo se engendrasen todas serie de aberraciones, como el Pozí, la colegui o las aceitunas violeadas?

La aceituna violeada. Como diría el Peligro: Qué grandes. Para los que no lo sepan, es una oliva a la que se le ha insertado contra su voluntad un pepinillo por su único y oscuro orificio. Y yo me pregunto: ¿Que necesidad había de unir ambos productos? ¡Ya triunfaban por separado! Es como el que piensa: “Me gusta follar, y me gusta la vainilla. ¡Los uno!”. Y surge el bulo sabor vainilla. ¡No tiene ningún sentido!.

A mí no me entraba en la cabeza el invento, así me puse a investigar y he descubierto que la aceituna está rodeada de misterios por todos lados. Friker Jimenez lo vá a sacar en su programa. Le va a dedicar una sección completa. Ya me ha mandado una tarjetita de agradecimiento, pero ya nos conocíamos desde la niña del cine de la sala 9. Uno de los misterios de la aceituna que me sorprendió fué: ¿cuándo deja de llamarse oliva, para pasar a llamarse aceituna? ¡En el cambio de nomenclatura está implícita la degradación! Me explico: Cuando es joven, la todavía oliva, se encuentra colgada de su olivo, feliz con sus compañeras, pensando en convertirse en aceite, lo más alto a lo que puede aspirar una oliva. Sin embargo, su vida cambia en un instante: Llega el momento de verdear, que para el que no lo sepa, es ese momento en el que alguien parecido al maza en etapa destructiva, se pone a aporrear el olivo con un palo, y a zarandearlo, hasta que caen al suelo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: